9 EcoBloggers te hablan del secreto del consumo responsable: El MINIMALISMO

9 Eco Bloggers

¿Por qué el minimalismo puede ser una solución para lograr un consumo responsable?

Nuestra sociedad actual está saturada y nuestra mente empieza a necesitar un descanso.

Ante esta saturación, los espacios vacíos generan tranquilidad, por eso, el blanco va ganando predominancia en marcas y medios digitales que apuestan por la limpieza y elegancia en diseño como solución a la sobreestimulación.

Pero el minimalismo no es sólo un estilo estético, es mucho más, es una forma de vida coherente con la sostenibilidad: busca vivir de una manera más simple donde menos es más.

La economía lineal actual “tomar, hacer, desechar” es reflejo de una época en que los recursos se creían ilimitados. La creación de nuevos productos “necesarios” genera agotamiento de recursos y graves consecuencias medioambientales.

Ante las consecuencias sociales y ambientales, se forja una tendencia hacia una economía circular donde el objetivo es reducir el uso de recursos y conseguir un consumo responsable hacia lo esencial.

Para ello es esencial un análisis previo a una decisión de compra, un stop ante la impulsividad y una toma de decisión meditada ¿Lo “necesito” realmente?

Sobre este tema he querido preguntarle a 9 EcoBloggers, para conocer mejor cómo influye en su decisión de compra el minimalismo.

Pregunta consumo responsable
1

SÒNIA FLOTATS

Blogger de  | | | | No hay nada menos sostenible que algo feo.
Intento aplicar el menos es más en la mayoría de mis actos diarios, puesto que creo que ése es uno de los pilares de la sostenibilidad: por ejemplo, intento comprar los productos que lleven el menor número de embalajes, el menor número de materiales mezclados (cosa que facilita enormemente el reciclaje) y el menor número de ingredientes o componentes (en alimentación, por ejemplo, cuantos menos ingredientes tiene un producto más natural te aseguras que sea). 
 
5

LILI OLIVARES

❤ Vida sostenible, consciente & slow ⭐ Co-founder of @vegansofspain
Desde hace ya algunos años que me empezó a molestar muchísimo la cantidad de plástico que llevaba todo lo que compraba.
Cada vez ponen más packagings voluminosos e innecesarios a todo y me propuse evitarlo a toda costa.
En mi compra semanal, me gusta elegir a granel mi fruta y verdura ecológica, meterla directamente en la cesta y desinfectarla con vinagre al llegar a casa. Evito ir a supermercados donde embalan toda la fruta y verdura o te obligan a utilizar una bolsa de plástico para cada cosa que compras. Es ridículo. 
 
También empecé mi propio huertito ecológico en casa, donde siempre tengo hojas verdes y hierbas aromáticas para mis ensaladas como canónigos, rúcula, cilantro, hierbabuena, perejil, acelgas y kale.  No hay nada mejor que hacerte una ensalada con productos directos de tu huerto.
Es mi mayor satisfacción y además me ahorro bastante dinero.
También siempre que puedo, aprovecho para rebrotar (sin necesidad de semillas) distintas hojas y verduras, como por ejemplo las espinacas, puerros o acelgas, guardando la base.
Esto fue un gran descubrimiento para mi y donde claramente me di cuenta de que menos es siempre más con la naturaleza. 
4

ANA

Aprende sobre minimalismo | Descubre como ser minimalista | Crear orden y vivir con menos | Lean Manufacturing aplicado a la vida diaria |

En mi día a día trato de orientarme siempre al consumo responsable.

Antes era una persona que necesitaba estar constantemente viendo las últimas novedades de las tiendas de ropa; me gustaba ver qué se llevaba, probármelo y comprarlo antes de que se agotara.

Cuando me inicié en el minimalismo, lo primero que hice fue dejar de adquirir cosas compulsivamente practicando el one in one out: si entra uno, sale otro.

Por ejemplo, si voy a comprarme unos pantalones, es porque voy a reemplazar otros que tengo por alguna razón coherente (están rotos, desgastados o la talla no es la correcta) y porque estos van a cubrir una necesidad (si tengo 5 pantalones, aunque me deshaga de unos, mis necesidades estarán cubiertas con 4 y no necesitaré adquirir unos nuevos), de esta forma me obligo a comprar solamente lo estrictamente necesario.

Trato de aplicar el one in one out a todo tipo de productos, de esta forma elimino los duplicados, ahorro espacio y evito el consumo irresponsable.

8

ISABEL VICENTE

Aprendiendo a llevar una vida más sostenible.
Lo primero que intento hacer antes de comprar es pensar si realmente lo necesito.
Si veo, por ejemplo, una crema ecológica, puedo sentir ganas de comprarla, pero siempre es mejor gastar lo que ya tienes antes de volver a comprar.
También es conveniente no dejarse convencer por las ofertas. Algo que no necesitas, aunque esté a buen precio, será siempre un gasto innecesario.
6

PATRI Y FER

Intentamos deshacernos por completo de nuestros desechos plásticos.
Tengo que reconocer que durante unos años fui un consumista compulsivo de productos ecológicos, la etiqueta de certificación ecológica era motivo suficiente para comprar cualquier cosa.
Unos años trabajando en tiendas de productos ecológicos me hicieron comprender que también tienen campañas de marketing detrás (ya se, era un idealista) y que siempre hay algunos productos “de moda” que van variando cada cierto tiempo para mantener al consumidor activo.
Ahora sigo comprando productos ecológicos y nunca voy a dejar de comprarlos, pero otros factores como lo local o la producción a pequeña escala tienen el mismo peso en la balanza.
Empezar a “vivir sin plástico” nos lo ha puesto muy fácil a la hora de minimizar nuestro consumo. Apenas compramos productos envasados, ecológicos o no, por lo que hemos reducido nuestras compras a ingredientes básicos que compramos a granel. Y es una liberación.
Lo ecológico está genial, pero no nos puede servir de excusa (como me servía a mi) para seguir consumiendo sin sentido, aunque sea de una manera más sostenible.
Reducir los productos que compramos nos ha hecho mucho más creativos, tanto en la cocina como para elaborar nuestros propios productos de cosmética. No tenemos duda alguna, menos es más.
7

ESTURIRAFI

Nuestro objetivo es ayudarte a vivir una vida más ecológica, sostenible y saludable

Aplicamos la regla de menos es más en todos los aspectos de nuestra vida. Nuestro minimalismo a la hora de comprar tiene como principio básico comprar sólo lo que necesitamos. Pensamos mucho cada una de nuestras compras y anteponemos la calidad frente cantidad. Así que para ser más exactas nuestra regla sería “Menos y Mejor ”.

Antes de comprar nos hacemos muchas preguntas: ¿Dónde se ha fabricado? ¿Cuál origen de la materia prima? ¿Qué sellos lo avalan?…

La mayoría de las veces encuentras toda la información en las etiquetas, otros productos necesitan un análisis más profundo, para ello usamos internet o preguntamos en la tienda. Es genial todo lo que se puede aprender preguntando en el comercio.
3

NOEMÍ RODRÍGUEZ

Estilo de vida saludable, sostenible y consciente. También creo webs con corazón y estrategia.
Me gusta aplicar la primera R (reducir) de las 4 clásicas del consumo responsable. Es la opción de la toma de consciencia. Pero no sólo lo aplico en llevar una vida más sencilla y adquirir menos cosas. También me gusta tener en cuenta:
  • Reducir los envases a la hora de adquirir un producto (llevar bolsas de tela, comprar a granel, priorizar los envases reciclables como el vidrio o papel, etc.).
  • El impacto social y económico, apoyando con mi consumo a empresas que no sólo me aportan lo que necesito, sino que su trabajo es respetuoso con el medio ambiente y con las demás personas implicadas en su actividad.

Por ejemplo, en el ámbito de la alimentación, lo que hago en el día a día es adquirir productos ecológicos frescos y de proximidad, priorizando empresas que apuestan por el consumo consciente.

Evito los productos muy elaborados, e invierto en ingredientes de primera calidad para crear mis propias elaboraciones más saludables y sostenibles. Esto reduce muchísimo los envases innecesarios, con lo que mi basura es mucho más biodegradable y cierro el círculo del consumo de la misma forma sostenible como lo inicio.

2

BRENDA CHÁVEZ

Periodista/autora. Culture & Sustainability. Publiqué mi libro de
Es muy interesante lo que planteas, porque efectivamente menos es más, y el mejor consejo de consumo responsable o consciente es consumir menos y sólo lo que realmente necesitamos. 
Así que conviene siempre preguntarnos si realmente necesitamos aquello que vamos a adquirir, o no, porque nuestra sociedad nos incita a consumos desmedidos de un montón de productos que realmente no necesitamos, y además caemos en el consumismo, ni en el eco-consumismo (el consumismo de productos ecológicos), y no trasladamos directamente nuestros hábitos de consumo convencionales al consumo responsable, consciente y crítico, conseguimos que el presupuesto no se nos desbarate porque por ejemplo quizás gastarás más en algunos productos de alimentación ecológicos o de comercio justo, pero ahorras al consumir muchos menos productos de belleza u hogar, muchos son innecesarios y nos incitan a comprarlos, pero de verdad no necesitamos un producto para cada estancia o objeto del hogar, ni para cada centímetro de nuestra piel o cabello. Además respecto a la alimentación, si cocinamos y no compramos productos ecológicos muy elaborados, y los hacemos en casa (pizzas, hamburguesas, salsas, mueslis, repostería, snacks, etc.) no nos tiene por qué salir la compra de comida más cara. 
 
Y en hogar y la cosmética, por ejemplo, hay muchos productos ecológicos que son multitarea, con un jabón neutro natural eco podemos limpiar el 90% de la casa y nuestra ropa, no necesitamos más, y el limón, el vinagre, el bicarbonato y agua oxigenada pueden resolver muchas limpiezas (desinfectar, limpiar cristales, metales, etc), incluso podemos hacer nosotros los productos si nos apetece, es fácil, y por lo que ahí podemos hacer grandes ahorros y equilibrar el presupuesto. 
   
Y lo mismo en la belleza, un aceite orgánico como el de coco puede ser una hidratante genial, un anti-encrespamiento de pelo, crema para las manos, para piel irritada, para bebés, mascarilla para el pelo, etc., con lo que ahorras un montón.
También un buen champú ecológico, pasados unos meses, te acaba ahorrando el acondicionador, y todos ese tipo de productos de pelo (serum, mascarillas, etc.,) porque está más nutrido por sus aceites esenciales y sus componentes naturales, y si necesitas un extra, el aceite de coco orgánico lo puede resolver.
Y con la ropa lo mismo en vez de tener tres prendas low cost, puedes tener una de calidad, sin provocar impactos medioambientales ni sociales. Es decir, si consumimos sólo lo necesario es muy posible practicar un consumo responsable sin elevar el presupuesto y sin privarnos de algún capricho de vez en cuando y, o mejor, sin provocar estragos en el planeta y sus seres. Yo lo practico y no tengo el presupuesto de Gwyneth Paltrow ;-), así que es una realidad al alcance de cualquiera.
 
9

MARTA VERDES-MONTENEGRO

Blog donde relato mi experiencia hacia una vida sana y sostenible.
Desde que comencé mis andanzas, por este mundo eco, he notado como mi calidad de vida y mentalidad han cambiado.
Antes me dejaba llevar por las ofertas de compra tal cantidad y te regalamos más, por modas o por presión de mi entorno.
Pero eso a la larga me hacia gastar más, tirar más comida y no estar satisfecha conmigo misma.
Ahora no paro de hacerme la pregunta “¿realmente necesito/quiero esto?” Una pregunta que la he empezado a aplicar no solo a la hora de comprar sino en cualquier ámbito de mi vida: a la hora de organizar mi tiempo, de realizar planes, de ordenar mi casa etc.
Siento que el minimalismo ha pasado de ser un estilo de vida a más bien una filosofía o una forma de pensar.

En conclusión, podemos decir que el minimalismo como base de un consumo responsable:

  • Evita la creación de productos nuevos, lo que significa menos residuos.
  • Genera espacio para nuevas compras que realmente sean.
  • Es mejor dar apoyo a esas empresas sostenibles.
  • El consumo de productos ecológicos está bien, pero no hay que caer en el eco consumismo.
  • Meditar bien cada compra: dejar de adquirir compasivamente.
  • Evita los envoltorios de plástico. Llévate siempre una bolsa contigo, la compra a granel es una buena apuesta.

 

¿Quieres llevar tu marca de productos sostenibles a un estilo visual minimalista?

Puedo ayudarte a través de mis servicios: Reserva aquí una sesión de Diagnóstico Gratuito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *