El tiempo es el mismo para todos, pero la forma en que lo percibimos varía en función de muchos elementos.

Albert Einstein utilizaba para explicar que el tiempo era relativo:
«Una hora sentada con una mujer interesante* en un banco del parque pasa como un minuto, pero un minuto sentado sobre una estufa caliente parece una hora”.
(Bueno, él decía «con una chica guapa»*, tal vez sea momento de corregir al genio.)
 

¿Por qué sentimos que cada vez el tiempo pasa más deprisa?

Sin entrar en el concepto de relatividad del tiempo de Einstein, nuestra propia experiencia vital influye en cómo percibimos el tiempo.

Diferentes teorías hablan sobre por qué nuestra percepción del tiempo varía conforme envejecemos, por ejemplo:

La percepción de 1 hora de tiempo teniendo 5 años es muy diferente a 1 hora con 45.

1. Años vividos. Cuando somos niños no hemos vivido muchos años, así que un año representa un % muy alto de nuestra experiencia vital. En cambio cuando cumplimos más años, la relación va cambiando y 1 año se percibe como algo mucho más pequeño.

2. De niños experimentamos todo por primera vez, haciendo que nuestro cerebro deba almacenar mucha información nueva, procesando la información de forma lenta.

Al hacernos mayores vemos mucha más repetición en nuestras acciones por lo que el cerebro no necesita almacenar tanta información y recurre a procesos automatizados, dándonos la sensación de que así se acorta el tiempo.

Esto es lo que el neurocientífico David Eagleman dice al respecto en un perfil del New Yorker:

“Eagleman afirma en relación a cómo los veranos de la infancia parecen eternos mientras que los de la edad adulta pasan en un suspiro. Cuanto más nos familiarizamos con el mundo que nos rodea, menos información necesita “escribir” tu cerebro y más tiempo parece pasar. El tiempo es algo elástico, gomoso, se estira cuando tu cerebro necesita invertir recursos en ello pero cuando piensa “Oh, sin problema, esto ya me lo sé, lo tengo controlado”, entonces se encoge.

 

3. El estrés: Otro punto a tener en cuenta, es que cuanto más estresamos estamos, puede que estemos también menos centrados en el momento presente, pues “lo siguiente” nos apremia, queriendo que el día pase lo antes posible. Cuando tenemos esta sensación, no restamos atención suficiente para memorizar lo que nos rodea y construir recuerdos en la memoria, por lo que nuestra percepción es que el tiempo pasa volando.

4. Tener una agenda muy repleta de actividades también condiciona nuestra percepción del tiempo pues sentimos que vamos de un evento a otro, pendiente de los próximos pasos, olvidando el presente.

¿Por qué desacelerar nos permite ganar vida?

Enfocarnos en el momento presente nos permite ralentizar nuestra relatividad del tiempo, sintiendo que el tiempo pasa más lento y por tanto vivimos más profundamente.

· La propiocepción es la capacidad que tiene nuestro cerebro de saber la posición exacta de todas las partes de nuestro cuerpo en cada momento.
Técnicas como la meditación, los baños de bosque, el yoga… nos ayudan a tomar conciencia de nuestro cuerpo presente.

Vamos a ello… imagina:

Imagina que estás sentada mirando por una ventanilla,
Todo se mueve deprisa, muy rápido.

Te obligas a mirar al horizonte,
tus ojos no son capaces de seguir el movimiento de los objetos de cerca.

Y de pronto, empiezas a despegar… y vuelas.
Estás en un avión, alguien te lleva.

Miras hacia abajo y ves es un pueblo iluminado,
– Qué bello – piensas – me encantaría verlo de cerca.

Pero nada, tú no diriges el aparato.
Así que cierras los ojos y te dejas llevar.

Vuelves a abrirlos y una nueva ventanilla te acompaña,
Ahora, todo va algo más lento.

Tu mirada puede ver los árboles y casas de lejos, percibiendo incluso algunos detalles.
A lo lejos, en la cima de una colina, un pueblo junto a las ruinas de lo que fue un imponente castillo.
– Qué bonito pueblo, lo anoto para verlo con más calma en otra ocasión. (piensas)

Miras a tu entorno, estás en un tren.
Cierras los ojos y te dejas llevar.

Ábrelos.
De nuevo, una nueva ventanilla,
Esta vez todo va mucho más despacio,
la ventana está bajada y sientes el viento.

Te sientes libre.
El viento te trae un susurro, te dice que sigue sí, la libertad sigue ahí.
Continuas… y de nuevo… ese lugar.
Como esta vez eres tú quien manejas, decides parar y bajarte de la furgo.

Caminas, a tú ritmo.
Bajas la mirada para apreciar los adoquines antiguos que apenas te dejan caminar.
Desaceleras el ritmo… y ahora sí, observas.

Empiezas a ver la innumerable cantidad de caminos posibles entre las calles.
Eliges uno, el más solitario, el que te lleva directo, entre campos, hacia el bosque.

Volvamos al presente.

Ahora estás aquí, y te pregunto:

¿Te sientes en piloto automático? ¿Sientes que puedes parar para observar cuando lo sientes? ¿Quién está manejando? ¿Quién dirige y marca el rumbo?

Desacelerar nos permite encontrar nuevas rutas en el camino, nuevas opciones.

Como tú, yo también me he sentido perdida ante la velocidad externa, dejándome llevar por la corriente, sintiendo que pierdo el control de tomar mis propias decisiones avanzando en una vida que yo no he diseñado.

Cuando no tenemos claro qué queremos solemos conformarnos con las oportunidades que nos vienen dadas por miedo a no ir a por aquello que realmente nos mueve.

Hoy te invito a desacelerar para tomar conciencia de qué senderos te rodean, para que seas tú quién elija el camino.

Vive tu propia experiencia, recorre tus bosques, observa, siente.

¿Cómo empiezo a Desacelerar?
Hoy en vez de una dinámica te traigo una reflexión y varios recursos.

👉 ¿Sientes que vas muy rápido? ¿Cómo puedes eliminar alguna distracción que te permita ganar algo de tiempo?

Hoy domingo, empieza la semana con algo más de pausa:

👉 Puedes empezar con esta Meditación: «La tortuga y el estiércol» junto a Tony Rham en Espacio MINDFULNESS.
– Link a Spotify

👉 Y para esta tarde noche de domingo, un documental muy recomendado de Filmin: «Speed: en busca del tiempo perdido»
– Ver documental

👉 Permanece atenta al Grupo de Telegram para seguir compartiendo tus aprendizajes durante esta semana 😉

Por si todavía no estás dentro:
Únete al grupo de Telegram, para compartir dudas, reflexiones, aprendizajes y más recursos para este caminar con propósito.

¡Únete y preséntate para conectar con otras personas afines, bienvenida!

Link al Telegram

P.d.1- Esta semana hemos tenido directo junto a Tony Rham, hemos estado hablando sobre su camino como Mentor de Mindfulness y su propósito de acompañar a las personas a seguir profundizando en su conciencia. Te comparto la grabación por si quieres volver a verla. Deja un comentario si te ha gustado 😉

P.d.2- Nuevos eventos en la web. Ya puedes ver en el calendario nuevos webinars y talleres que poco a poco voy a ir presentándote. 🎁 Te adelanto ya una sorpresa, si asistes a alguno de los webinars tendrás descuento en el Taller: PARAR con propósito de marzo. ¡Qué ganas de empezar juntas!

Pd.3- Comparte tus reflexiones e inquietudes en el canal de Telegram 😉

Recuerda, siempre que quieras puede darte de baja aquí

«No es extraño que necesitemos que otras personas nos ayuden a reconocer nuestros verdaderos talentos, con frecuencia ayudamos a los demás a descubrir los suyos«

Ken Robinson

Inscríbete en la Newsletter

Reflexiones, aprendizajes y dinámicas del caminar con propósito para pasar a la acción.

Subscribe To Our Newsletter

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!